JARDINDEBLOGS

¿QUÉ BUSCAS?

Inicio este blog con la intención de aportar control de calidad al trabajo con los blogs. En estos momentos se está primando por encima de todo la cantidad de entradas. Da igual el tema. Cuanto más masificado esté, mejor. Lo importante es, parece, posicionamiento, visitas, número de páginas e ingresos por publicidad. No seré yo quien vaya a discutir o modificar esos parámetros. Ni me corresponde ni tengo capacidad para ello. Tampoco tengo nada contra ellos y yo mismo participo de la fiesta. Pero no se pueden aceptar entradas sin calidad expresiva y gramatical. No se pueden aceptar traducciones automáticas. Se ha de revisar la coherencia y la cohesión de lo que escribimos. Se ha de revisar la ortografía. Y si un "bloguer" en concreto, escribe alguna incorrección, ha de haber una supervisión posterior por parte de los responsables de la plataforma. Nos merecemos, quienes leemos y escribimos, ese control de calidad. ¿Está la blogosfera en la fase del todo vale? Esperemos que no.
Se ha producido un error en este gadget.

martes, 26 de agosto de 2008

EL BLOG DE ENRIQUE DANS, ENRIQUE DANS

Impresoras mentirosas

Escrito a las 11:41 am

La cosa llevaba ya tiempo dando que hablar: un mercado basado en casi regalar las impresoras para luego vender el suministro de tinta podría dar lugar a conflictos de intereses importantes, algunos de ellos llegando a vulnerar las más elementales normas del sentido común. Se habló de impresoras de inyección que desperdiciaban intencionadamente tinta y la vertían en un papel absorbente en su base, de forzar a los usuarios a gastar tinta en inútiles páginas de prueba cada vez que se cambiaba el cartucho, y de infinidad de trucos más. Pero la última técnica, descubierta y documentada por Farhad Manjoo y publicada posteriormente en Take That, Stupid Printer! va mucho más allá, hasta el punto de poder calificarse de puro fraude, y ha sido recogido ya por sitios como Boing Boing o Digg: cartuchos de toner o de tinta programados para un número determinado de usos, y que posteriormente envían al ordenador la señal de “tinta agotada”, obligando al usuario a insertar uno nuevo y a tirar un cartucho todavía parcialmente lleno de tóner o tinta.

El tema viene de lejos, había sido documentado ya en foros de usuarios y hasta objeto de demandas colectivas contra empresas como Epson, pero es ahora cuando pasa a adquirir su verdadera trascendencia. La impresora que ilustra el caso, una Brother HL 2040, es un modelo relativamente barato en blanco y negro: tras dejar de imprimir de manera súbita y pedir el cambio de cartucho, su propietario googleó el modelo en busca de soluciones, y se encontró un sitio, Fixyourownprinter.com, en el que otro usuario, OpressedPrinterUser, proponía bloquear con cinta adhesiva un sensor situado en el cartucho para solucionar el problema, al hacer pensar a la impresora que se había insertado un nuevo cartucho. En algunos casos, el truco podía hacer que el usuario continuase utilizando su impresora durante varios miles de páginas más, demostrando un efecto perverso de mercado: una empresa engañando directamente a sus usuarios sin ningún tipo de justificación más allá de obtener un beneficio mayor. Por mucho que pueda existir una cierta posibilidad de daño al mecanismo de la impresora al intentar utilizarla cuando la tinta se ha agotado del todo, el usuario puede detectarlo por la falta de calidad en las copias, y el margen de seguridad nunca debería ser tan exorbitante. En el caso de impresoras de uso corporativo, la diferencia en costes de mantenimiento puede ser, sin duda, más que notable.

La noticia ilustra los efectos de la difusión de la información en los mercados: antes de Internet, este tipo de trucos podían pasar de un usuario a otro a manera más o menos discreta; en un mercado tan fragmentado como el de las impresoras, posiblemente ni eso. Ahora, una cuestión de este tipo lleva a una rápida difusión de la noticia, a sitios dedicados a informar a los usuarios, a un clima de sospecha permanente cada vez que tu impresora, sea de la marca que sea, se queda sin tinta, y posiblemente hasta a denuncias colectivas de usuarios que más que demandar una restitución económica, protestan por una afrenta a su dignidad e inteligencia. Un consumidor más informado es, simplemente, un consumidor más difícil de engañar.

Por el momento, y aunque sea solo por una cuestión de higiene, puede ser recomendable meterse en foros como Fixyourownprinter o en un buscador, y echar un ojo a lo que cuentan sobre tu modelo de impresora. Por eso del qué dirán…



Análisis



Veo el posicionamiento en Alianzo de El Blog de Enrique Dans y me da vértigo. Muchos deben ser los méritos que desconozco, para que esto sea así. Me centro en mi análisis estilístico de esta entrada que quiero decir que ha sido la primera que he encontrado. No es, el tema de las impresoras, precisamente, uno de mis favoritos. Lo único que les pido es que impriman.

Está bien la expresividad que consigue el título con esa personificación. Lo malo es intentar digerir el contenido que viene luego. Los dos primeros párrafos están elaborados con frases interminables carentes de frescura. Aún así se mantienen dentro de lo correcto.

En los dos últimos párrafos aprecio mayor expresividad, como si el nudo ya estuviese deshecho. (Ese "a manera" estaría mejor con un "de manera".)

Es claro que este artículo (pido perdón si me equivoco) proviene de informaciones anglosajonas. ¿No es posible sintetizar los contenidos y agilizar su expresión? Estos dos aspectos son, desde mi punto de vista, claramente mejorables en esta entrada.

3 comentarios:

Ártabro dijo...

¿Qué me dice del "laísmo"?, por ejemplo:

"Lo único que las pido es que impriman."

Un saludo.

Javier dijo...

Tienes toda la razón del mundo ártabro. Ya lo he corregido.Miles de gracias.

johnymepeino dijo...

Una Eminencia... eso de copiar post anglosajones y postearlos como creación propia.

Y como el de este tipo hay...