JARDINDEBLOGS

¿QUÉ BUSCAS?

Inicio este blog con la intención de aportar control de calidad al trabajo con los blogs. En estos momentos se está primando por encima de todo la cantidad de entradas. Da igual el tema. Cuanto más masificado esté, mejor. Lo importante es, parece, posicionamiento, visitas, número de páginas e ingresos por publicidad. No seré yo quien vaya a discutir o modificar esos parámetros. Ni me corresponde ni tengo capacidad para ello. Tampoco tengo nada contra ellos y yo mismo participo de la fiesta. Pero no se pueden aceptar entradas sin calidad expresiva y gramatical. No se pueden aceptar traducciones automáticas. Se ha de revisar la coherencia y la cohesión de lo que escribimos. Se ha de revisar la ortografía. Y si un "bloguer" en concreto, escribe alguna incorrección, ha de haber una supervisión posterior por parte de los responsables de la plataforma. Nos merecemos, quienes leemos y escribimos, ese control de calidad. ¿Está la blogosfera en la fase del todo vale? Esperemos que no.
Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 9 de noviembre de 2012

EJERCICIOS DE ORTOGRAFIA • lengua y literatura

EJERCICIOS DE ORTOGRAFIA • lengua y literatura  Es evidente que escribir correctamente pasa también por utilizar correctamente la ortografía. Aunque es claro que la ortografía en sí misma no aporta nada a la calidad comunicativa no lo es menos que una mala ortografía genera una profunda desconfianza sobre la persona que la tiene.

lunes, 8 de noviembre de 2010

La nueva gramática de la lengua, algunos detalles

Pronto estará a nuestra disposición el contenido íntegro de la nueva gramática española consensuada entre todas las academias de la lengua que velan por el buen uso de nuestro idioma a lo largo y ancho de nuestro planeta. Oscar Toral ha hecho esta recopilación de "novedades":

Sábado, 6 de noviembre del 2010
ÓSCAR TORAL / Barcelona

No diga i griega, diga ye. El cambio de nombre de la penúltima letra del abecedario es una de las novedades más llamativas de la Ortografía de la lengua española aprobada esta semana por representantes de las 22 academias del idioma en San Millán de la Cogolla (La Rioja), cuna del castellano. Otra modificación significativa es que monosílabos ortográficos como guión y truhán perderán la tilde.

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 29 de la sección de cv Sociedad de la edición impresa del día 06 de noviembre de 2010 VER ARCHIVO (.PDF)

El director de la obra, Salvador Gutiérrez, declaró ayer a este diario que el propósito del texto es «favorecer la unidad del español a ambos lados del Atlántico». En este sentido, subrayó que la nueva ortografía —que no cambia normas sustanciales— es la «primera totalmente panhispánica», ya que en su elaboración han participado las academias de todas las áreas lingüísticas. En la anterior, publicada en 1999, estas sociedades solo dieron su aprobación.

UNIDAD DEL IDIOMA / Precisamente al objetivo de reforzar la unidad del idioma obedece la decisión de unificar los nombres de las letras en toda la comunidad hispanohablante, integrada por alrededor de 450 millones de personas. Por eso la i griega pasará a llamarse ye, fórmula extendida al oeste del Atlántico y que el académico Gutiérrez defiende con convicción. «La denominación ye, que ya se utiliza en algunas partes de América, es más simple que i griega y refleja la pronunciación de la letra», explica. En esta línea, se fijan los nombres be, uve y ceta, por lo que formas como be alta, be baja y zeta quedarán al margen de la norma.
La decisión ha suscitado sorpresa y algunas críticas, como la del reputado ortotipógrafo José Martínez de Sousa: «Llamar ye a la i griega es forzar a los hablantes a usar un nombre que les resulta extraño. Además, perseguir la unidad de la lengua es una quimera porque siempre habrá múltiples formas de utilizarla».
En la nueva edición de la ortografía, las academias dan un paso más en la decisión adoptada hace años de no tildar el adverbio solo ni los pronombres demostrativos (este, ese, aquel...), incluso en casos de posible ambigüedad. Sin embargo, no se condena el empleo del acento gráfico si alguien prefiere utilizarlo.
No habrá margen, en cambio, con los monosílabos ortográficos, como guión, fió, crié y truhán. La nueva obra establece que deberán escribirse siempre sin tilde, aun cuando esté consolidada la pronunciación bisílaba (gui-ón, fi-ó), como ocurre en España. Gutiérrez lo justifica: «Se trata de unificar grafías, y la pronunciación monosilábica es mayoritaria entre los hispanohablantes». Martínez de Sousa discrepa: «Si aquí pronunciamos guión en dos sílabas, lo razonable es mantener la tilde. Yo la seguiré poniendo».

’QATAR’ SERÁ ’CATAR’ / Otros cambios son la eliminación de la letra q en palabras donde se usa de forma incongruente (Qatar pasará a ser Catar, y quórum, cuórum), y la catalogación de ex como prefijo, por lo que se escribirá junto a la palabra a la que acompañe (exministro, exmarido).
«La ortografía es el único código común a todos los países hispanohablantes. Gracias a ella, podemos leer a Vargas Llosa, Borges y Delibes como si tuvieran la misma voz», subraya Gutiérrez. La publicación de la nueva obra, que los máximos responsables académicos ratificarán el próximo día 28 en Guadalajara (México), está prevista para antes de Navidad. Será un libro de más de 800 páginas que desarrollará las normas con abundancia de ejemplos.

jueves, 6 de mayo de 2010

7 consejos para escritores que empiezan, Azorín

Aforismos inconclusos para escritores noveles” del señor Azorín, nada menos. (Quien esté libre de errores de escritura que tire la primera piedra).
  1. Poner una cosa después de otra y no mirar a los lados. Hay que escribir directamente, es superfluo todo lo que dificulte la marcha del pensamiento escrito. Evitar cuestiones secundarias y marginales.
  2. No entretenerse. No amplificar, lo accesorio, desecharlo. Quedarnos con la médula.
  3. Si un sustantivo necesita un adjetivo, no le carguemos con dos. El emparejamiento de adjetivos indica esterilidad de pensamiento. Y mucho más la acumulación inmoderada.
  4. El mayor enemigo del estilo es la lentitud. Leemos un estilo lento y nos desesperamos, quisiéramos poder empujarle para que siga su camino.
  5. Nuestra mayor amiga es la elipsis. No tengamos miedo a la abreviación violenta.
  6. Dos cualidades esenciales tienen los vocablos, una de ellas es el color. Es indiferente el usar palabras populares o cultas,  el color de los vocablos (su  novedad o ranciedad) no tiene nada que ver con el estilo.
  7. La otra cualidad de los vocablos es el movimiento. El estilo lo da la colocación, (movimiento) de las palabras en la construcción, es decir: la sintaxis. El movimiento es la vida, no hay nada sin movimiento.

miércoles, 6 de enero de 2010

Escribir desde el interior

Gimferrer nos ayuda a escribir, nos abre el abanico de las posibilidades, nos invita a la reflexión y a la originalidad:

El hombre que trabajaba, aquel día, en una mesa de despacho, es escritor, y se llama Julio Cortázar. Tiene cerca de sesenta años entonces, pero he dicho ya que, por la cara, no podríamos decir su edad. El trabajo es más bien rutinario, maquinal: corrección de unas pruebas de imprenta, las galeradas de una novela. Pero, todos los que escribimos lo sabemos: un trabajo de este tipo no es nunca un simple trámite de comprobación. Volviendo a leer las palabras, a veces no nos parecen lo suficientemente justas, son inexactas o, al contrario, insistentes. No puede haber repetición ni poquedad. A veces, es preciso que algún estímulo exterior nos ayude a no amodorrarnos, a no leer pasivamente, a no dejarnos llevar por la inercia. El hombre ha encendido, pues la radio. Todos lo boletines informativos hablan de la matanza que ha tenido lugar durante los Juegos Olímpicos de Munich. ¿Lo que el hombre siente ha de entrar, en cierto modo, en lo que escribe? Entra, al menos, en este caso. El hombre comprueba que los amos de la Tierra se permiten las más eficaces lágrimas de cocodrilo deplorando "la violación de la paz olímpica en estos días en que los pueblos olvidan sus querellas y diferencias". Las palabras no son de Cortázar; él las pone entre comillas. Y ­exasperado, abrupto­ pregunta luego: "¿Olvidan? ¿Quién olvida?". Es la pregunta de un moralista; una pregunta ética.